• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El pasado 10 de diciembre aterrizaron en Maiquetía, a las afueras de Caracas, dos bombarderos supersónicos rusos, los emblemáticos Tupolev 160 (Tu-160).
    En Profundidad

    El pasado 10 de diciembre aterrizaron en Maiquetía, a las afueras de Caracas, dos bombarderos supersónicos rusos, los emblemáticos Tupolev 160 (Tu-160).

Venezuela y Rusia continúan afianzando una alianza estratégica que iniciaran los mandatarios Hugo Chávez y Vladímir Putin en 2005 en el marco de una política exterior soberana de paz.

Con el arribo de una escuadra de aviones militares rusos a Caracas el pasado lunes 10 de diciembre, Venezuela y Rusia siguen afianzando la cooperación militar que iniciaran a principios de siglo los mandatarios Hugo Chávez y Vladímir Putin.

La nación suramericana continúa siendo uno de los más importantes aliados comerciales y militares de Rusia en América Latina, consolidando un fuerte vínculo bilateral en el marco de una política exterior soberana de paz.

Cooperación militar

La alianza militar entre ambas naciones inició en 2005 bajo la presidencia de Hugo Chávez, quien traía una nueva visión de la geopolítica que buscaba la inserción de Venezuela en un mundo multipolar.

Fue en ese año que Estados Unidos (EE.UU.) comenzó a bloquear la provisión de repuestos y refacciones para la flota de aviones caza-bombarderos F-16 que la antigua Fuerza Aérea Venezolana (FAV) había adquirido en 1983, tiempos en que las fuerzas armadas se encontraban subordinadas a los designios de Washington.

Las trabas desde EE.UU. allanaron el camino para la cooperación militar, que desde entonces se ha ido fortaleciendo convirtiendo al país euroasiático en el principal proveedor de equipamiento militar a Venezuela.

Moscú y Caracas renovaron sus relaciones a partir de 2005. | Foto: Premier.gov.ru

El país caribeño adquirió en 2006, 24 aviones caza rusos de última generación Sukhoi 30 - MK2 que hoy conforman la principal fuerza de combate de la Aviación Militar Bolivariana (AMB).

También desde Rusia llegaron importantes partidas de rifles de asalto (AK-103) para reemplazar los anticuados fusiles belgas FN FAL del Ejército. Estos hoy nutren todos los componentes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y se estima que en 2019 serán fabricados en Venezuela bajo licencia rusa.

Las maniobras militares conjuntas comenzaron en 2008 con vuelos de entrenamiento y ejercicios navales en el Mar Caribe.

Los aviones caza Sukhoi sobrevolando el Mar Caribe. | Foto: Con el Mazo Dando

El actual presidente Nicolás Maduro, que por ese entonces se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores, indicaba que ya en 2008 el mundo unipolar estaba colapsando "y la alianza con Rusia es parte de ese esfuerzo para construir un mundo multipolar".

Continuando la alianza estratégica con Rusia que iniciara Chávez, el presidente Maduro negoció la adquisición de los helicópteros rusos de combate Mi-17V5 y avanzó en la puesta a punto del Centro de Mantenimiento y Reparación de Helicópteros (Cemareh) en el estado Portuguesa.

En 2013 con la compra de los sistemas antiaéreos móviles S-300VM rusos, Venezuela termina por consolidar el sistema de defensa más moderno de la región, capaz de interceptar toda clase de objetivos, entre ellos misiles subsónicos, drones o aeronaves en un rango de hasta 200 km.

El sistema de misiles S-300VM, capaz de alcanzar objetivos localizados a 200 kilómetros. | Foto: HispanTV

“Tenemos el apoyo pleno, total, absoluto de Moscú y, por ello, Venezuela apoya a Rusia en todos los escenarios internacionales. Vladímir Putin es el principal líder del mundo (…) un líder ecuánime, de paz", indicó el mandatario venezolano en 2017 en ocasión de la visita de una delegación rusa para realizar mantenimiento al sistema antiaéreo.

Nicolás Maduro visita Rusia

La reciente visita del presidente Nicolás Maduro a Rusia trajo nuevas noticias en el campo de la cooperación castrense.

El sistema ruso de navegación por satélite Glonass será instalado en Venezuela para "fortalecer toda la capacidad de telecomunicaciones", informó el mandatario a su regreso al país.

Esta tecnología considerada superior al Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés), que está bajo control de EE.UU., permite determinar la posición y la velocidad de medios de transporte marítimos, aéreos o terrestres a través de 31 satélites situados en 3 planos orbitales.

A solo días de la visita del Jefe de Estado venezolano a Rusia, el 10 de diciembre aterrizaron en Maiquetía, a las afueras de Caracas, dos bombarderos de guerra supersónicos rusos, los emblemáticos Tupolev 160 (Tu-160), acompañados por un aerotransporte de carga militar An-14 y un avión Il-62 donde llegaron un centenar de efectivos militares que acompañaron la escuadra.

Los Tu-160, considerados los aviones de guerra más grandes del mundo capaces de portar armamento nuclear, realizaron maniobras militares junto a la aviación venezolana durante tres días. Se trata de las mismas aeronaves que visitaron el país en 2008.

Desde el Comando Estratégico Operacional de la FANB se informó que la nueva experiencia conjunta tuvo "el objetivo de elevar el nivel de operatividad en los medios aéreos de ambas naciones, en términos de cooperación técnico militar (...) bajo el principio de no intervención extranjera así como de la autodeterminación de los pueblos".

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, indicó por su parte que la visita de las fuerzas rusas significa una "demostración de fuerza" que busca "la integración de los medios de aviación", al tiempo que aclaró: "Nosotros somos constructores de paz, no de guerra".

Aspecto geopolítico

El reciente viaje oficial a Venezuela del mandatario de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, las visitas de Nicolás Maduro a China y Rusia, junto a las maniobras militares ruso-venezolanas, configuran el reposicionamiento de la nación suramericana en el escenario global en momentos en que desde los EE.UU. y sus gobiernos aliados en la región se dirigen esfuerzos para aislarla en el ámbito político y diplomático.

Los movimientos de la diplomacia bolivariana han fortalecido y legitimado al Gobierno de Venezuela y su determinación soberana, en la antesala de una nueva ofensiva diplomática de la Organización de Estados Americanos (OEA) y los países del llamado Grupo de Lima que intentarán desconocer el mandato de Nicolás Maduro a partir del próximo 10 de enero cuando inicie un nuevo periodo presidencial.

En este marco, la llegada de los bombarderos rusos no pasó inadvertida en Washington, que en palabras del secretario de Estado Mike Pompeo expresó que se trataba de "dos gobiernos corruptos malgastando fondos públicos".

Desde la Cancillería venezolana, el ministro de Relaciones Exteriores Jorge Arreaza rechazó el "cinismo" expresado desde EE.UU., país que posee al menos 800 bases militares conocidas alrededor del mundo y que ha amenazado públicamente con una intervención militar a Venezuela.

Por su parte, Moscú también respondió las expresiones de Pompeo calificándolas como "absolutamente inapropiadas" y retrucando el hecho de que con "la mitad del presupuesto de Defensa de Estados Unidos bastaría para alimentar a toda África".

"Tan sólo fueron dos aviones y el Departamento de Estado ya está histérico", indicó la portavoz del ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova.

Las maniobras castrenses entre Rusia y Venezuela también deben ser colocadas en el contexto de una hipotética incursión militar en la frontera colombo-venezolana urgida en los últimos meses y detectada por la inteligencia bolivariana.

Dicho plan fue denunciado por Nicolás Maduro esta semana ante medios internacionales mostrando pruebas concretas de la conspiración que consistiría en el montaje de "falsos positivos" con colaboración de las fuerzas armadas de Colombia, Brasil y EE.UU.

>> ¿En qué consiste el nuevo plan de EE.UU. contra Venezuela?


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.