Mostrar:
Autores:
Buscar:

Germán Gorraiz López
Germán Gorraiz López

Analista económico y geopolítico, colabora habitualmente en varias publicaciones digitales e impresas españolas y latinoamericanas.

237 Notas publicadas

Notas recientes

"No puede haber guerra justa, porque no hay guerra juiciosa. La guerra es la pérdida temporal del juicio". (Juan Bautista Alberdi).

Así, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) avisa que el 2024 podría ser aún más caluroso que 2023, dado que el evento de El Niño suele tener el mayor impacto en las temperaturas globales tras alcanzar su cénit.

"Los nazis me hicieron temer ser judío y los israelíes me avergüenzan de ser judío" (Israel Shakak).

La desafección de la sociedad israelí respecto a Netanyahu debido a su nefasta gestión de la crisis con Hamás y a su nulo interés por rescatar con vida a los rehenes israelíes habría desencadenado las movilizaciones de los familiares de las personas secuestradas.

Los medios occidentales atribuyen su autoría a un ingenuo escritor de 71 años y señalan como causa a la "polarización ideológica de la sociedad eslovaca tras la deriva pro rusa de Fico", pero en realidad se trataría de un ex miembro del servicio de seguridad privada (SBS).

Puigdemont le habría lanzado un jaque a Sánchez quien se verá obligado a sacrificar su torre para evitar el jaque mate y perder la Presidencia del Gobierno en la jugada.

La labor obstruccionista de Netanyahu en las negociaciones para lograr una tregua indefinida aunado con el presunto ataque de Hamás con cohetes, ha provocado el cierre por Israel de los pasos fronterizos y la consiguiente interrupción de entrada de una ayuda humanitaria que se antoja vital para una población gazatí asolada por la hambruna.

Sin embargo, el cisne negro de Biden sería la protesta de los estudiantes universitarios contra la invasión de Gaza en las Universidades de Columbia y la UCLA y su violento desalojo por la policía.

Los emócratas se distinguen por "su extraordinaria capacidad para encontrar las debilidades ajenas y utilizarlas en beneficio propio así como realizar acciones complejas que pueden no ser entendidas en un principio por sus votantes pues sus metas se proyectan hacia un futuro mediato (implementación de un sistema Presidencialista con claros tintes autocráticos).

Pedro Sánchez, impulsado una vez más por el citado Síndrome de Pontius, habría aceptado el reto de ser el último muro de contención ante el tsunami derechista que se avecina y para lo que se antoja imprescindible la movilización masiva del voto progresista.