Mostrar:
Autores:
Buscar:

Katu Arkonada
Katu Arkonada

Tiene un diplomado en Políticas Públicas. Exasesor del Viceministerio de Planificación Estratégica, de la Unidad Jurídica Especializada en Desarrollo Constitucional y de la Cancillería de Bolivia. Ha coordinado las publicaciones "Transiciones hacia el Vivir bien" y "Un Estado muchos pueblos, la construcción de la plurinacionalidad en Bolivia y Ecuador". Es miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

53 Notas publicadas

Notas recientes

Venezuela resiste. No solo al imperialismo, que estos días recrudece sus ataques y amenazas ante la solidaridad sur-sur de Irán, sino también al coronavirus.

Domingo 3 y lunes 4 de mayo de 2020. En plena pandemia mundial, 3 grupos de mercenarios entran en aguas territoriales venezolanas provenientes de la Guajira colombiana.

Decía el Che Guevara que la solidaridad es la ternura de los pueblos. Esta frase no puede ser más cierta en el caso de Cuba, el pueblo más tierno del mundo.

Todo el mundo, periodistas y analistas especialmente, escribe sobre la crisis del coronavirus haciendo analogías con la crisis económica del 2008. Pero hay que echar la mirada unos años más atrás para encontrar otro punto de referencia: la época post 11S donde un shock a nivel planetario sirvió como excusa para el mayor recorte a las libertades civiles y políticas nunca antes visto, Patriot Act mediante.

12 años después de la crisis financiera de 2008 la historia se repite, no sabemos todavía si como tragedia más profunda, o directamente como farsa. 3 mil millones de personas en el mundo confinadas por un (corona)virus llamado SARS CoV-2 que ha pateado el tablero mundial pero también ha logrado lo que el socialismo no pudo: que se asuma la imperiosa necesidad del Estado como herramienta para garantizar la reproducción de la vida frente al avance depredador del capital.

“Es la economía, estúpido” es una frase de James Carville, estratega de la campaña de Bill Clinton durante la campaña presidencial que le enfrentó a George H. W. Bush en 1992, popularizada como forma de explicar cuáles son las causas de los problemas, a veces más sencillas de lo que parece, de la gente común.

El juicio a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, es una metáfora perfecta de como opera hoy el imperialismo estadounidense en el mundo. Son las fuerzas armadas, el Departamento de Estado y la CIA quienes causaron miles de muertos en Afganistán, Irak, Libia o Siria, pero es a quien mostró al mundo esos crímenes a quien se quiere condenar a 175 años de cárcel por 18 delitos (17 de ellos tipificados por la Ley de Espionaje de 1917, aprobada con motivo de la I Guerra Mundial).

Entre 2005 y 2015, el Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (IPSP), nacido en 1995 y con la sigla MAS prestada para su primera contienda electoral, logró una hegemonía política y social nunca antes vista en la historia de Bolivia, más longeva incluso que la del MNR de la Revolución de 1952.

Comenzamos 2020 y se avivan los rescoldos de un 2019 turbulento, que comenzó con una Venezuela bajo asedio, y terminó con un golpe de Estado contra el proceso de cambio boliviano y con Evo Morales como asilado político de los gobiernos de México primero, y Argentina después, todo ello mientras insurrecciones populares desafiaban nuevamente al modelo neoliberal en Haití, Honduras, Ecuador o Chile, a las que se sumaban las grandes movilizaciones contra el sistema político en Colombia.

Escribo mi última columna del año (nos volveremos a leer el sábado 4 de enero de 2020) desde Caracas, donde participo como ponente de un seminario organizado por la Red en Defensa de la Humanidad, TeleSur, y el Ministerio de Cultura de la República Bolivariana de Venezuela.