• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El jefe de Estado expresó que su Gobierno no rechaza las energías renovables, sino que se favorezca al sector privado por sobre el público.

El jefe de Estado expresó que su Gobierno no rechaza las energías renovables, sino que se favorezca al sector privado por sobre el público. | Foto: EFE

Publicado 26 octubre 2020


Blogs



Expresó que su gestión favorece la producción estatal de energía, que busca sostener el servicio sin subir las tarifas.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró su defensa a la política pública energética frente a las críticas de quienes buscan privatizar el sector y denunció a empresas extranjeras por presionar en ese sentido.

LEA TAMBIÉN

Pdte. de México reconoce labor de médicos frente a la pandemia

En su conferencia de prensa matutina correspondiente a este lunes, el mandatario se refirió a la campaña en España y Estados Unidos, según la cual, su Gobierno está en contra de las fuentes de energía renovables como la eólica y la solar, lo cual desmintió.

Aclaró que el Gobierno de México no está en contra de la energía renovable, sino que la prioridad no la puede tener el sector privado, sino las iniciativas públicas, pues las privadas son el negocio para obtener enormes ganancias, mientras las estatales son para servir al pueblo y no aumentar las tarifas.

Dijo que el mal viene de atrás, cuando los Gobiernos anteriores, en especial los de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, hicieron todo lo posible por quebrar a la Comisión Federal de Energía (CFE) en favor de la privatización y en particular de empresas como Iberdrola, Repsol y Shell.

Frente a las prácticas de generación tradicionales a partir de combustibles o del agua, hicieron negocios con los empresarios para instalar plantas de generación de energía eólica y solar a las cuales dieron preferencia sobre la CFE.

Las dejaron deteriorar para que contaminaran aún más y no se renovaron nunca porque el propósito era eliminar la CFE; las fueron convirtiendo en chatarra y subutilizando, y hasta las hidroeléctricas no contaminantes fueron catalogadas plantas no priorizadas.

Como las de energía renovable no pueden producir permanentemente, es decir, si no hay ni aire ni sol, los contratos indicaban que había que pagarles igual aunque no entregaran energía, y entonces solamente en esos períodos era que se priorizaba la producción de la CFE. Todo era un robo y un chantaje, expresó el mandatario.

Dijo que es muy bueno este debate para poner al desnudo las verdaderas intenciones de esas grandes transnacionales Iberdrola, Repsol y Shell, y se vea bien claro por qué es justo cambiar esa política de saqueo; si no lo hacemos, a finales de este mismo sexenio ya no existirían ni la CFE ni Pemex y toda esa riqueza sería privada, extranjera.

Iberdrola, dijo, se convirtió en un monopolio con precios elevadísimos y no se puede permitir que lo sea. Ahora estamos poniendo orden y nos sirve de orgullo digan que estamos protegiendo a la CFE.

“A mi no me pagan para proteger a Repsol o Iberdrola”, dijo en referencia al expresidente Calderón quien fue contratado por ellas inmediatamente del término de su mandato.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.