• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció excesos en el actuar policial e informó este lunes que presentó 11 acciones legales por violencia policial.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció excesos en el actuar policial e informó este lunes que presentó 11 acciones legales por violencia policial. | Foto: Reuters

Publicado 22 octubre 2019

Después de la suspensión de la medida que originó las protestas, el alza del precio del transporte, las manifestaciones continuaron ante el amplio y profundo descontento social.

Chile, ejemplo de una economía neoliberal exitosa desde hace varias décadas, en sólo unos días dejó al descubierto su verdadero rostro, tras detonarse el descontento social en todos el país suramericano con escenas que remitieron a los años de la dictadura del general Augusto Pinochet.

LEA TAMBIÉN:

Bachelet elude represión militar contra manifestantes en Chile

Después de un fin de semana de intensas manifestaciones, denuncias en redes sociales y violencia policial, este lunes Chile amaneció con un paro nacional y exhortos del Gobierno del presidente Sebastián Piñera para negociar una solución al conflicto social.

Durante el fin de semana el presidente Piñera declaró estado de excepción y toque de queda, pero el lunes nada parecía contener a los manifestantes ni siquiera el retiro de la medida que dio origen a las protestas: el alza del pasaje del servicio público de transporte subterráneo, Metro.

Estas manifestaciones severamente reprimidas por los Carabineros con un saldo provisional de 15 muertos puso de manifiesto las razones detrás de esta movilización tienen relación con el amplio y profundo descontento social del pueblo chileno 

Origen de las protestas

Santiago, la ciuda capital, fue la sede de las primeras formas de manifestación contra el alza de los precios del transporte público, el lunes 13 de octubre, cuando las nuevas tarifas llevaban una semana en vigor.

Las causas de las protestas se remiten al aumento del precio del Metro de Santiago, una compañía privada en la cual el Estado tiene participación. Los boletos subieron de 1.13 dólares en horas punta -entre las 7:00 y 8:59, y entre las 18:00 y 19:59-  a 1.17 dólares. Por su parte, el boleto en los autobuses Red, que conectan con el sistema Metro, también encareció.

 

/>

De acuerdo con el Gobierno, la tarifa fue fijada por un “grupo de técnicos” o “panel de expertos” que tomó en cuenta indicadores como inflación, costos de suministros de operación, tasa de cambio respecto al dólar, precio del petróleo, valor del diésel, entre otros y la medida fue aprobada por el Ministerio de Transportes.

Sin embargo, los estudiantes, no conformes con las justificaciones de que se había hecho “según las normas”, tomaron la iniciativa con un acto que denominaron "evasión masiva", en el cual saltaban las vallas, sorteaban a la policía y pasaban al Metro sin pagar.

La respuesta del Gobierno de Sebastián Piñera fue reforzar la cantidad de agentes en las estaciones, tras lo cual se registraron los primeros hechos de violencia al interior del transporte masivo. Además, comenzaron los daños al inmobiliario y los enfrentamientos con los Carabineros, quienes realizaron las primeras detenciones.

Sin embargo, las protestas no se agravaron hasta el pasado viernes, cuando se cerraron todas las paradas del metro de Santiago, luego de que ocurrieran disturbios en varias estaciones de ese sistema. Como consecuencia, el tránsito en la capital chilena colapsó.

Respuesta gubernamental 

El viernes el Ejecutivo chileno invocó la Ley de Seguridad del Estado para endurecer las penas contra los detenidos encontrados culpables de disturbios.

"Hemos invocado la Ley de Seguridad del Estado para todos aquellos que resulten responsables de causar daños en los bienes del Metro de Santiago, y al mismo tiempo impedir que pueda desarrollar normalmente su funcionamiento, como todos hemos sido testigos de los hechos de violencia que se han desarrollado en distintas estaciones del Metro", declaró ese día el ministro del Interior, Andrés Chadwick.

En tanto la decisión de la administración de Piñera acrecentó las protestas, que a partir de ese momento se radicalizaron -enfrentamientos directos con los policías, saqueos a comercios, quemas de autobuses, destrozos a estaciones del Metro De Santiago, entre otros-, el Gobierno decretó Estado de Emergencia para gran parte de la Región Metropolitana de Santiago .

La aprobación de la medida permitió la salida de los militares a las calles, restringió la libertad de movilidad y reunión en espacios públicos durante un plazo de 15 días y se recrudeció con el anuncio de toque de queda en Santiago,  Valparaíso, Concepción, Región Metropolitana y comunas Rancagua, Coquimbo y La Serena. 

A pesar de las acciones del Gobierno, los manifestantes continuaron en las calles durante el sábado y las protestas se extendieron a otras regiones.

Durante esa jornada, el presidente chileno anunció la suspensión del alza en la tarifa del metro de Santiago, lo que confirmó este lunes tras la aprobación por unanimidad del proyecto de ley al respecto, en el Senado; aunque ese era el origen del violento estallido social, las protestas no cesaron.

 

/>

¿Por qué no han cesado las protestas en Chile?

"Las razones detrás de esta movilización tienen relación con el amplio y profundo descontento social del pueblo chileno, que se reflejó en las calles de Santiago a través del ejercicio del derecho a protesta y rebelión", escribió en un comunicado la Unión Portuaria de Chile.

Las manifestaciones antigubernamentales en el país suramericano continúan en repudio a la desigualdad. De acuerdo con un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el 10 por ciento más rico de la población gana 27 veces el sueldo de los de menores ingresos.

Otras cuestiones donde se evidencia la amplia brecha padecida en el país son que cuentan con uno de los sistemas educativos más caros del mundo; el servicio de agua es privado así como el sistema de pensiones, que se encuentra en crisis; los salarios son bajos; sufren problemas en el sistema de salud y dificultades en el acceso a viviendas.

Muchas de las manifestaciones se han hecho eco de la consigna: "No es por 30 pesos, es por 30 años".

"En 30 años Chile no había vivido una explosión de rabia popular como la que está viviendo ahora", declaró a Sputnik el dirigente de la Confederación Nacional de Salud Municipal, Esteban Maturana, representante de uno de los sindicatos que convocó a un paro nacional contra la represión policial desatada en las calles.

De acuerdo con el dirigente sindical, los manifestantes van ahora por "la reforma de una Constitución que viene de la dictadura" así como por "salud y educación públicas y de calidad", pues consideró que la única salida para la crisis es que Piñera convoque a un "pacto social" en el que se analicen los reclamos de los sectores populares.

Chile tras Estado de Emergencia

Chile vivió un Estado de Excepción “de emergencia” en cinco regiones y se decretó toque de queda en varias lugares. Mientras la situación no parece amainar, la Intendencia de la Región Metropolitana de Santiago de Chile dio a conocer que las protestas han dejado un saldo de 11 muertos confirmados en la Región Metropolitana (datos oficiales) y los detenidos, según la Fiscalía de Chile, ascienden a 2.151. 

Por su parte, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) denunció excesos en el actuar policial e informó este lunes que presentó 11 acciones legales por violencia policial, divididas en ocho querellas, de las cuales siete van dirigidas contra carabineros y una contra militares y en tres recursos de amparo para la seguridad de personas.

Tras recorrer varias comisarias de Santiago y conversar con los detenidos, “muchos acusaban uso desmedido de la fuerza al momento de la detención, vejaciones injustas a niños/as, malos tratos, golpes en rostros y muslos, torturas, desnudamientos a mujeres, vejaciones sexuales, entre otras vulneraciones” refirió el INDH.

Asimismo, en las redes sociales de Internet circulan decenas de videos que muestran cómo los Carabineros se han involucrado en golpizas, detenciones y disparos. A pesar de lo anterior, en la noche de este domingo, se anunció que serían desplegados 1.500 efectivos extra, para llegar a un total, 9.000 uniformados en las calles.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.