Mueren haitianos mientras "ayuda humanitaria" se convierte en arma para apropiarse del petróleo venezolano | Blog | teleSUR
17 febrero 2019
Mueren haitianos mientras "ayuda humanitaria" se convierte en arma para apropiarse del petróleo venezolano

La capital haitiana el lunes amaneció paralizada. La población hizo una nueva convocatoria de protestas después de violentas manifestaciones iniciadas en el pasado jueves contra el gobierno de Jovenel Moise. La razón es la crisis económica que sigue afectando al país caribeño. 
Las protestas empezaron cuando el gobierno declaró emergencia económica, lo que implica la reducción del costo a través de la supresión de productos básicos, lo que va incrementar el costo del acceso al crédito para las pequeñas empresas con reflejo en el empleo, medidas que Moise parece estar dispuesto a implementar para intentar cumplir con la meta fiscal.

Mueren haitianos mientras "ayuda humanitaria" se convierte en arma para apropiarse del petróleo venezolano

Haití, el país más pobre de América, aún no ha aprobado el presupuesto para este año, lo que fue rechazado el mes pasado por la Cámara de Representantes tras la constatación de que simplemente no satisfacía las necesidades básicas. Hubo una nueva solicitud al ejecutivo con el deseo de que comprendiera las "necesidades actuales". Actualmente el proyecto de presupuesto para este año sería de 132 mil millones de gourdes o 1.650 mil millones de dólares.

Uno de los estopines de la revuelta ocurrió cuando el Tribunal de Cuentas Superior emitió un informe de auditoría, sobre la gestión calamitosa y posibles desvíos de fondos, prestados desde 2008 por el gobierno de Venezuela a Haití, para financiar su desarrollo económico y social. Cerca de 15 ex ministros y altos funcionarios están involucrados.

Lo que más llama la atención es que el actual presidente, Jovenel Moise, administró una empresa que se benefició de los fondos para la construcción de una carretera, un proyecto hecho sin competencia y ni siquiera un contrato fue firmado.
Hay una mezcla de revuelta y acción de la oposición que aprovechó el 7 de febrero, fecha del aniversario de la caída de la dictadura de François Duvalier en 1986.

Valiéndose de la agitación popular, los opositores al gobierno de Moise pidieron su renuncia. Ya van siete muertos para otro centenar de heridos, no sólo en la capital. Mientras que Haití sufre, el mundo se le olvida.
El secretario de Comunicación, Eddy Jackson Alexis, criticó este lunes los actos de violencia y pidió calma, aseguró que el gobierno se está movilizando para "mantener la seguridad".

"La violencia y la intimidación en las calles no necesitan continuar, la justicia y la policía tienen instrucciones para restaurar el orden, sólo con el diálogo vamos a resolver los problemas".

Haití es el ejemplo más grande, de cómo el mundo no se preocupa por los más necesitados, quienes no poseen un recurso mineral que haga girar los engranajes de un capitalismo predador.

Mientras los haitianos, recurrentes "piezas" manipuladas por los países desarrollados despiertan para morir, la OEA pelea para decir que dos camiones son "ayuda humanitaria" para los treinta millones de venezolanos, que sufren un bloqueo internacional organizado por ella misma.
En esta historia que se repite con actores que juegan en dos puntas, los recursos desviados generadores de la revuelta, fueron prestados precisamente por el país de Bolívar para colaborar con el desarrollo social de la isla. Una ironía que EEUU intente abrir un "corredor humanitario" en Venezuela en lugar de escuchar los reales gritos de hambre en Haití.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.