Brasil, privatización, lodo y muerte | Blog | teleSUR
30 enero 2019
Brasil, privatización, lodo y muerte

Brasil tiene la mayor reserva mineral de hierro del continente americano con 23.126 millones de toneladas, en el mundo el país sólo es superado por Australia con 35 mil millones y Rusia con 25 mil millones. El 1 de junio de 1942, el presidente Getúlio Vargas creó con visión estratégica a Vale do Rio Doce. La compañía se ha convertido en una de las mayores mineras del mundo, la principal de logística en el país con 2000 KM de líneas férreas. Opera 9 plantas hidroeléctricas, produce en 14 estados minerales como manganeso, bauxita, aluminio, potasio, cobre, ferroliga.

El gobierno liberal de Fernando Henrique Cardoso privatizó a la compañía en 1997. En la época, los medios y expertos criticaron fuertemente el bajo valor de la transferencia en torno a los 3.000 millones de dólares y aceptado por el gobierno de "monedas podridas" que son títulos de baja liquidez y de difícil recepción utilizados como valor completo. La medición del valor se hizo sobre el flujo de caja y no sobre los activos como reservas y maquinaria o edificios. Otra cuestión es que los empresarios obtuvieron del banco estatal BNDES el importe en préstamo, sin introducir valores considerables de recursos propios. Una crítica recurrente es que el remate de la compañía fue hecho por una empresa que empleaba al hijo del entonces presidente. La historia mostró que el valor de la compañía estaba muy por encima de lo privatizado, llegando en poco tiempo al nivel de 55 mil millones de dólares.

Privatizada, la compañía pasó a sufrir un proceso de desindustrialización, transformada para una actividad puramente extractivista. El significado de esto fue la quiebra de inversión tecnológica, reducción drástica de otras actividades en torno a las unidades productoras y disminución de la política inductora de desarrollo así como de la fiscalización sobre seguridad. Ante el activo en reservas, el beneficio ascendió debido a poca contrapartida permitiendo a la compañía llegar a 82 mil millones de dólares de valor. Se valió del liberalismo fiscal, convirtiéndose en 2017 la mayor deudora del gobierno brasileño. Una relación directa entre el lucro mayor con la desregulación liberal y menor fiscalización de pago de impuestos.

Entre 1942 y 1997, período en que era una estatal brasileña, nunca hubo desastre ambiental que llegase cerca de los de Mariana y Brumadinho. El 5 de noviembre de 2015 ocurrió el rompimiento de la represa de "Fundão" en el subdistrito de Bento Rodrigues del municipio de Mariana. Fueron 63 millones de desechos lanzados en la cuenca del Río Doce alcanzando 230 municipios de los estados de Minas Gerais y Espirito Santo que usaban agua del río para diversas funciones. Los ambientalistas calculan que el reflejo en el medio ambiente permanece por 100 años. En 2016 el cálculo del Ministerio Público para acción en la justicia llegó a 51 mil millones de dólares, sin embargo el más caro fueron 19 vidas encerradas. Pasado todo este período, nadie ha sido arrestado y los procesos se retrasan en la justicia.

Cuando no se conoce y ni respeta la historia, los actos se repiten. El 25 de enero de 2019 en el horario alrededor del mediodía se rompió la presa de Brumadinho en el municipio del mismo nombre. Alcanzó en pleno a los funcionarios en el comedor, construido indebidamente debajo de la represa, y como declaró la Vale con daño en vidas y valores mucho mayores que Mariana. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) atestigua que es el mayor accidente de los últimos 10 años para la categoría. Los números desgraciadamente evolucionan, pero ya son 99 muertos con más 276 desaparecidos. La gestión actual de la compañía que tomó posesión hace 2 años con la frase de "Mariana nunca más" superó la catástrofe de otra administración privada. El presidente que recibe 445 mil dólares al mes, designó sólo 27,8 mil dólares por familia con víctima fatal.

Las pérdidas serán aún mayores, pero la verdad que se presenta es que el modelo ultra liberal de maximización del lucro no se combina con la preservación de la vida y del medio ambiente. El nuevo presidente brasileño asumió con propuestas de campaña como de fundir el Ministerio del  medio ambiente con agricultura, "no puede tener ambientalismo fundamentalista en Brasil". El ministro del sector nombrado y vinculado al agronegocio, defendió la simplificación de normas y conversión de las multas no pagadas en servicios prestados con hasta un 60% de descuento. El gobierno Bolsonaro, dentro de un protagonismo dudoso, eligió traer 136 militares israelíes con supuesta tecnología de salvamento, cuando llegaron en el lugar se percibió que los escáneres de Israel poco podían hace,r pues eran para uso en escombros en el desierto donde se registra la diferencia de temperatura de los cuerpos con los escombros. Como el mundo sabe, Brumadinho sufrió con una avalancha de barro.

La práctica revela que existe un proyecto liberalizante penalizando la responsabilidad ambiental. A pesar de poseer un volumen de acciones de la empresa que permitiría intervenir en la dirección, como el gobierno se abstuvo pasando la idea de que en nombre del mercado crímenes contra la vida y la naturaleza son permisibles.

En este conjunto de ideas, aunque se inician procesos judiciales y prisiones, el capital con un tiempo maneja las circunstancias a su favor. Nadie está atrapado por Mariana, las multas son ínfimas ante los daños. La realidad nos muestra que esto no es un desastre y sí un crimen anunciado de un capital que sólo mira su rentabilidad. Un modelo inhumano de los más adinerados contra los necesitados que golpean la vida y el medio ambiente, ampliamente utilizado contra los trabajadores latinoamericanos en el transcurso de la historia.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Economista brasileño con posgrado en historia contemporánea, maestría en historia social y doctorado en ciencias de desenvolvimiento estratégico. Autor del libro El Caso Venezolano (2016).

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.